Este año, no pidas deseos

Cierra los ojos y pide un deseo. Es algo relativamente sencillo, casi mágico, ¿verdad?

Desde pequeños, tenemos la sensación de que solo con hacer este gesto nuestra vida será más fácil, más cómoda, más feliz. Más y más. Pero cuando abrimos los ojos, la realidad continúa siendo la misma y nuestra insatisfacción un poquito más grande.

Continúa leyendo Este año, no pidas deseos