Aula Interior. Vivir desde lo Superior: ser la felicidad.

Desde un cierto punto de vista totalmente cierto, no hay que hacer nada para vivir en lo Superior. Nuestra propia esencia es divina, por lo tanto, experimentar la divinidad es algo natural.

Sin embargo, como indiqué en los artículos anteriores, es imprescindible llevar a término un proceso de autoconocimiento, de reequilibrar nuestra personalidad y de limpieza de nuestro inconsciente para poder tener una verdadera vida espiritual. Mientras nuestra vida esté marcada por los sufrimientos cotidianos: necesito una pareja, el trabajo me absorbe, el mundo es inseguro… No podré vivir de forma continuada en lo Superior puesto que lo anterior me hará sufrir y tenderé a poner allí mi atención.

Continúa leyendo Aula Interior. Vivir desde lo Superior: ser la felicidad.

Aula Interior. Equilibrar mi personalidad y limpiar el inconsciente: camino de la felicidad.

Todas los caminos de crecimiento personal y despertar espiritual son caminos de autoconocimiento. Y ello es lógico: si no nos conocemos, ¿a quién pretendemos liberar?

Por eso, el primer paso para vivir libremente es descubrir nuestros déficits. Para poder abandonar nuestra cárcel hemos de cartografiarla primero. Tras descubrir nuestros déficits…¡alegrémonos de tener el mapa de nuestra prisión y pongámonos a cavar los túneles para salir de ella!

Continúa leyendo Aula Interior. Equilibrar mi personalidad y limpiar el inconsciente: camino de la felicidad.

Aula Interior. Descubrir mi propia cárcel: el camino de la felicidad

Muchas veces me preguntan por la manera de llegar a vivir una felicidad estable. Lamentablemente cuando me lo preguntan así, solo puedo dar una respuesta: mientras tu objetivo sea alcanzar la felicidad, será inalcanzable.

No se confundan. No estoy afirmando que la felicidad sea imposible. Al contrario, afirmo que es posible vivirla en primera persona aquí y ahora. Afirmo que el “reino de los cielos ha llegado”, como decía un tal Jesús de Nazaret hace ya dos mil años. Afirmo que la felicidad sí es posible.

Continúa leyendo Aula Interior. Descubrir mi propia cárcel: el camino de la felicidad

Desmontando creencias: piensa mal y acertarás

Desde pequeños oímos de labios de nuestros padres, madres, hermanos o maestros frases que nos marcaron y nos condicionaron para el resto de nuestra vida. Estas sentencias que nos llegaron en forma de consejos o advertencias han determinado la manera en como nos relacionamos con nuestro ambiente o nos enfrentamos a nuestros asuntos, muchas veces movidos más por el miedo y los prejuicios que por el amor.

Cuando tragamos algún alimento sin masticar es casi seguro que nos sentará mal. Pasaremos un tiempo con aquello en el cuerpo sintiéndonos molestos, nos costará digerirlo y, a la larga, tendremos que expulsarlo tras haber pasado un mal momento.

Continúa leyendo Desmontando creencias: piensa mal y acertarás

¿Viajar? ¡Volver a casa!

Hace unas semanas tuve la oportunidad de disfrutar de un crucero por el Mediterráneo, visitando los lugares más turísticos, fotografiando lo que quisiese y comiendo como si no hubiera un mañana.

Observando una pareja en pleno frenesí vacacional, los vi obligándose a visitar una interminable lista de los “imprescindibles” de cada ciudad. Él, abatido por las palabras de su pareja que quería ver “una exposición más” exclamaba exhausto, “yo solo quiero volver a casa, ¡hogar dulce hogar!”.

Y ahí reflexioné sobre cuál es el viaje más valioso… ¡y no es el que siempre nos han dicho!

Continúa leyendo ¿Viajar? ¡Volver a casa!

Solo cuando callo veo con claridad

La vida es un diamante de múltiples e infinitas caras. Algunas de ellas se complementan mientras que otras parecen totalmente contradictorias. Sin embargo, eso no significa que en un determinado momento no podamos captarlas todas, basta con intentar captarlas más allá de la mente lógica. Tal como decía Antonio Blay, a veces “pensar es un atraso mental”.

Siempre que estemos dispuestos/as a descubrir la verdad, es decir, a ir más allá de las apariencias, podremos entender todas las caras que tiene la realidad. Pero, para ello, puede ayudarnos el hecho de replantearnos el significado de las palabras.

Y, en ese sentido, el silencio es “la Palabra” que esconde un profundo mensaje.

Continúa leyendo Solo cuando callo veo con claridad

Desmontando creencias: Dios aprieta pero no ahoga

Juan se hallaba en una situación límite. Había rechazado dos trabajos que no le gustaban hacía ya dos años, se le había terminado el paro y estaba en un momento en que, o conseguía un empleo, o tendría que volver a vivir a casa de sus padres. En ese instante, mirándose al espejo con sus cincuenta años a cuestas, se dijo: “Y bueno… Dios aprieta pero no ahoga”.

Continúa leyendo Desmontando creencias: Dios aprieta pero no ahoga

¡Levántate y anda! Tu enfermedad no determina tu vida

Hace unos meses recibí un correo con una consulta de un hombre, que me pedía consejo debido a su enfermedad, ya que podía volverse crónica e incluso mortal. Me preguntaba, básicamente, cómo podía sobrellevar la enfermedad. Yo me pregunté ¿qué consejo puedo darle? ¿cómo puedo ayudar a una persona enferma?

Y enseguida lo supe. Él no estaba enfermo. Eso es lo que se decía a sí mismo, pero, en realidad, estaba perfectamente sano.

Continúa leyendo ¡Levántate y anda! Tu enfermedad no determina tu vida

Desmontando creencias: Nunca digas de esta agua no beberé

En cierto momento, Alicia se da cuenta de que no es buena en su trabajo, no le gusta y se siente incómoda. Procura sobrellevarlo como puede hasta que un día, “para su suerte”, la despiden. Se dice entonces a sí misma: “ojalá nunca más tenga que volver a hacer este mismo trabajo. Es lo peor que me podía tocar para ganarme la vida”.

Al poco tiempo, se le vuelve a presentar otro empleo que tampoco la hace feliz, teniendo que enfrentarse al destino de las cosas que no sabe cómo resolver. Una y otra vez Alicia vuelve a encontrarse con el mismo problema de difícil solución. Un agua que ella no quiere tener que beber…

Continúa leyendo Desmontando creencias: Nunca digas de esta agua no beberé

Ningún hombre honesto se hace rico en un momento

En un cierto momento, a Guillermo le ofrecen un negocio que es interesante, innovador y seguro. Con él, además, va a poder multiplicar sus ingresos de una forma sustanciosa y ética. Pero algo en su interior se rebela, y lo deja pasar…

Años después, al ver a un colega suyo que aceptó aquel negocio en su lugar, piensa: “Él habrá ganado muchísimo dinero, pero yo tengo la conciencia tranquila”. La vieja creencia de que riqueza, honradez y espiritualidad no son compatibles, se había puesto en marcha.

A un grupo de empresarios que asistían a uno de mis cursos de Empresa y Espiritualidad, les invité a presentarse definiendo cual era su trabajo, y respondiendo a la pregunta: “¿Es importante el dinero?”

Continúa leyendo Ningún hombre honesto se hace rico en un momento