Amor y psiquiatría: ¿amigos incompatibles?

Antonine de Saint-Exupéry decía que “solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”. Cada día, caemos en la trampa de juzgar a los demás porque son diferentes, porque no son tan inteligentes como nosotros o, simplemente, porque no actúan de la manera que nos gustaría. Sin embargo, ver la realidad desde este punto de vista nos hace olvidar completamente al otro, a esa persona que se aleja de nuestros esquemas mentales.

Continúa leyendo Amor y psiquiatría: ¿amigos incompatibles?

El significado de la Semana Santa: La culminación de un proceso de 4 pasos

Durante la Semana Santa, seguro que tendremos la oportunidad de viajar a preciosos lugares, perdernos por las callejuelas del casco antiguo al acabar una procesión, oír cantar saetas…. Sin embargo, el significado de la Semana Santa va mucho más allá de estos rituales y no tienen que ver, necesariamente, con una religión concreta. En este artículo, te invitamos a descubrir el profundo significado de la Semana Santa.

Continúa leyendo El significado de la Semana Santa: La culminación de un proceso de 4 pasos

Herramientas para aprender a amar: VI y VII

Al plantearnos una relación de amor, disponemos de siete herramientas de aprendizaje, y ya hemos visto cinco. Estas dos últimas que analizaremos aquí tienen que ver con la capacidad de amar a los demás, no en el sentido de hacer caso a mis emociones y sentimientos, sino en el de buscar lo mejor para nosotros/as y lo mejor para la otra persona

Si yo siento muchas cosas pero te maltrato, no te estoy amando. Si no quiero que tú te marches, cuando eso podría ser lo mejor para ti, no te estoy amando. El amor es buscar el bien de quien amo. Amar no es dejarme llevar por mis sentimientos: eso es sentimentalismo y genera dolor. Un ejemplo claro son los hijos e hijas, como queremos su bien les damos alas, y les dejamos ir a pesar que querríamos tenerlos siempre en nuestro nido.

Continúa leyendo Herramientas para aprender a amar: VI y VII

Herramientas para aprender a amar: IV y V

Decíamos, al comenzar esta serie de artículos, que para amar hay que aprender a hacerlo, que amar solamente con buena voluntad, pero sin tener una preparación previa no es suficiente. Que el libre albedrío en el amor puede llevarnos a dañar a las personas a quienes sólo deseamos el bien. En este artículo veremos que para amar hay que renunciar a la queja y la culpa porque nos distancia de quienes amamos, y el quejarnos de todo y de todos, nos empobrece.

Al presentar estas dos nuevas herramientas para amar, conviene refrescar su porqué. El motivo de que aprendamos a usarlas es para que dejemos de improvisar en el amor y en las relaciones. El amor es demasiado importante como para no prepararse para amar bien. Las herramientas de amor que os ofrecemos son muy fáciles de asimilar y pueden explicarse tanto en positivo (lo que hay que hacer) como en negativo (a lo que hay que renunciar). Utiliza estas herramientas como te sea más sencillo: verás que funcionan de ambas maneras.

Continúa leyendo Herramientas para aprender a amar: IV y V

Herramientas para aprender a amar: III

La herramienta número 3 se basa en respetar las ideas, las costumbres y las creencias de los demás. Esta herramienta me invita a respetar las decisiones ajenas, renunciando a criticarlas, a condenarlas, o a castigarlas. Pero también renunciando a salvarlas.

Me refiero a que yo no te voy a salvar de tus consecuencias. Porque cuando tú vayas mordiendo por ahí, la gente te morderá, y yo no te salvaré: esa será mi mayor muestra de amor. Cuando tú veas que tus acciones tienen consecuencias, podrás aprender y te darás cuenta de que detrás de tus mordiscos, quien es mordido eres tú.

Continúa leyendo Herramientas para aprender a amar: III